Saltar al contenido
Blog QUÉ HACER EN MALLORCA EN OTOÑO

QUÉ HACER EN MALLORCA EN OTOÑO

    Se acabó el verano. Y ahora, ¿qué? Que no cunda el pánico: en Mallorca, las opciones de ocio y turismo cultural no terminan en el ecuador de septiembre. Cuando los chiringuitos y las discotecas junto al mar echan el cierre, la mayor de las Baleares se convierte en un destino ideal para desconectar en escenarios donde tú, la naturaleza y el silencio seréis los únicos protagonistas. Y ahora, la pregunta del millón: ¿qué hacer en Mallorca en otoño?

    Aunque necesitaríamos mucho más que un post para explicar todo lo que puede dar de sí la geografía mallorquina a estas alturas del calendario, las sugerencias que te traemos a continuación justifican por sí solas una escapada a Mallorca en otoño (¡si no más!).

    No le des más vueltas: elige uno de nuestros coches de alquiler en Mallorca, reserva tu vuelo a Palma y haz la maleta. Te sorprenderás de lo que esta estación del año puede depararte.

    1. Visitar Palma de Mallorca

    Cuando los termómetros no invitan a visitar las playas de Mallorca, una excelente opción es recorrer sin prisas la capital insular: Palma. Con una temperatura media anual de 18 °C y un patrimonio monumental incontestable, la principal ciudad mallorquina nunca defrauda. Su edificio más imponente es la catedral de Palma, un edificio gótico cuya construcción se inició en 1229 y que fue declarado Monumento Histórico-artístico en 1931. Además de una capilla interior proyectada por Miquel Barceló, la seo balear también puede presumir de tener el mayor rosetón del mundo. Otros lugares indispensables son el Palacio de la Almudaina, los jardines de S’Hort del Rei, el Consolat de la Mar, que hoy alberga el Gobierno de las Islas Baleares; Sa Llotja, una obra cumbre del gótico civil diseñada por Guillem Sagrera, y el castillo de Bellver, uno de los pocos castillos de planta circular que se conservan en Europa.  Por supuesto, no puedes dejar de recorrer a pie el paseo marítimo, desde donde disfrutarás de unas vistas al mar excepcionales.

    2. Hacer senderismo en Mallorca

    Mallorca es un destino perfecto para hacer senderismo, sea cual sea la preparación y el estado de forma del viajero. De hecho, la isla cuenta con cordilleras tan fotogénicas como la Serra de Llevant o la Serra de Tramuntana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2011. Además, la altura de sus montañas no es nada despreciable, ya que cinco picos superan los 1.000 m sobre el nivel del mar. ¿Por qué no aprovecharlo para desconectar con una ruta de trekking? A lo largo y ancho de la isla, encontrarás propuestas de diferentes niveles de dificultad y en un gran número de escenarios que te enamorarán. ¿Necesitas ideas? En ese caso, te invitamos a echar un vistazo a estas rutas de senderismo en Mallorca que hemos seleccionado para ti. Además, la paleta de tonos ocres y rojizos de esta época del año darán una pincelada aún más especial a esta experiencia. ¡Haz la prueba!

    3. Recorrer las mejores rutas ciclistas en Mallorca

    Decir adiós al calor es sinónimo de dar la bienvenida a la temporada ciclista. Algo que se nota especialmente en el territorio mallorquín, un destino muy apreciado por los cicloturistas. Sin ir más lejos, casi la mitad de los 1.250 km de carretera son aptos para ir en bici. Todo ello sin olvidar que la geografía insular ofrece todo tipo de opciones a los aficionados a las dos ruedas. Desde recorrer el paseo marítimo de Palma hasta subir al santuario de Nuestra Señora de la Gracia, en Llucmajor, esta isla es una invitación para empezar a pedalear por lugares mágicos. ¿Te tienta la idea, pero te da pereza llevarte tu bici de vacaciones a Mallorca? Alquila un SUV en Mallorca con ROIG para llevártela a todas partes.

    4. Descargar adrenalina con los deportes de aventura en Mallorca

    Mallorca es un paraíso para quienes ansían vivir emociones fuertes. Y el otoño, cuando las temperaturas no son tan sofocantes, es la excusa perfecta para ponerte a prueba. Allí te esperan impactantes acantilados, cuevas —algunas de ellas bajo el mar—, barrancos, zonas de bosque… ¿El resultado? Un escenario inmejorable para vibrar con los deportes de aventura en Mallorca. El abanico de opciones es ingente: hacer barranquismo o escalada en la Serra de Tramuntana, bucear en las playas de Mallorca, probar el coasteering o el psicobloc junto al mar, hacer un recorrido en quads o a caballo… Las posibilidades son inagotables y se adaptan a personas de todas las edades, sea cual sea su estado de forma. ¿A que no está tan mal viajar en octubre o noviembre?

    5. Disfrutar de un viaje en globo en Mallorca

    Imagínate la sensación de contemplar el hipnótico paisaje mallorquín a vista de pájaro, a primera hora del día o al atardecer y dejándote invadir por una indescriptible sensación de paz y silencio. Tentador, ¿a que sí? Si quieres vivir la experiencia única de hacer un viaje en globo por Mallorca, te encantará saber que en la isla hay diferentes compañías que organizan esta actividad. Algunos de los puntos de salida más habituales son Cala Ratjada y Cala Millor, en el noreste mallorquín. Por lo general, el precio de la actividad incluye el reportaje fotográfico del vuelo, seguimiento del globo aerostático en todoterreno, un brindis con cava al acabar y un diploma de vuelo. ¡No te quedes en tierra!

    6. Jugar al golf en Mallorca

    ¿Sabías que Mallorca posee 23 campos de golf? Entre ellos, se cuentan magníficos terrenos de 18 hoyos distribuidos por toda la isla, algunos de los cuales han sido diseñados por arquitectos tan prestigiosos como John D. Harris, Robert Trent Jones o Jack Nicklaus. En ellos podrás empezar a familiarizarte con este apasionante deporte asistiendo a clases para debutantes, o bien mejorar tu putt en un marco insuperable. Elige tu campo de golf en Mallorca y aprovecha las agradables temperaturas otoñales en unas instalaciones de primer nivel.

    7. Hacer rutas enológicas

    Pese a no ser una isla especialmente grande, Mallorca tiene 70 bodegas de vino, muchas de las cuales pueden visitarse. ¿Y qué mejor momento para ello que el otoño, coincidiendo con el fin de la vendimia? Asimismo, las hojas de las viñas siguen exhibiendo un intenso color verde y muchas de ellas aún están cargadas de racimos de un espectacular cromatismo. Por supuesto, con un poco de suerte, podrás asistir a la recogida de la uva, o participar en una cata de los excelentes caldos locales, uno de los puntos fuertes de la exquisita gastronomía mallorquina y de los restaurantes locales. ¿Se te ocurre algo mejor para algún foodie que aún no tenga claro qué hacer en Mallorca en otoño?

    8. Observar las estrellas

    En Mallorca, no solo hay belleza cuando en tierra firme, sino también cuando se alza los ojos al cielo. Para comprobarlo in situ, no dejes de dedica un tiempo a conocer el Observatorio Astronómico de Mallorca (OAM), situado en la localidad de Costitx e inaugurado en mayo de 1991. Este presenta la particularidad de ser el más oriental de todo el territorio español. A través de visitas guiadas y observaciones con telescopios de gran potencia, podrás descubrir algunos de los grandes misterios del firmamento, mientras disfrutan de una actividad educativa diferente.

    9. Explorar los pueblos de interior de Mallorca

    Bajamos de las alturas para volver a tocar con los pies en el suelo y embarcarnos en otra de las muchas cosas que hay que hacer en Mallorca en otoño: recorrer algunos de sus pueblos más pintorescos, como Alcúdia, Deià y Sóller —¡no dejes de visitar algún museo de arte!—, tres destinos de postal que cautivan al recién llegado por sus construcciones de piedra. Con nuestro rent-a-car en Mallorca, podrás disfrutar de las mejores rutas por la sierra de Tramuntana por carretera, donde te esperan algunas localidades que invitan a soñar. Compruébalo: con las estupendas fotos que podrás hacer, tu Instagram se llenará de likes en un abrir y cerrar de ojos.

    10. Adentrarse en las cuevas de Mallorca

    En esta lista sobre qué hacer en Mallorca en otoño no podían faltar las cuevas, uno de los must-see del territorio mallorquín. Entre las grutas más fascinantes de la isla, cabe referirse a las cuevas del Hams. Situadas en Portocristo y de fama internacional, que fueron descubiertas en 1905. También son totalmente recomendables y las cuevas de Artà y, sobre todo, las cuevas del Drach, que albergan uno de los mayores lagos subterráneos de Europa. Una vez allí, entenderás por qué están entre las más visitadas.

    Estas son solo algunas propuestas de entre las muchas cosas que hay que hacer en Mallorca en otoño. En cualquier caso, recuerda que puedes ayudarnos a ampliar este abanico de propuestas con algunas sugerencias de ocio y cultura para los próximos meses. Anímate: ¡estamos deseando conocerlas!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.