Saltar al contenido
Blog ESCÁPATE A COLÒNIA SANT JORDI, EN EL SUR DE MALLORCA

ESCÁPATE A COLÒNIA SANT JORDI, EN EL SUR DE MALLORCA

    Mallorca es siempre una apuesta segura para viajar. Y aunque es probable que ya conozcas de primera mano los principales destinos de esta isla mediterránea, hoy queremos hablarte de una localidad menos conocida, pero que también merece una visita. Hablamos de la Colònia Sant Jordi, una localidad costera del sureste de Mallorca que te encantará.

    Perteneciente al municipio de Ses Salines —cuyo nombre viene de unas salinas explotadas desde la época púnica—, Colònia Sant Jordi se halla entre los pueblos de Camps (o Campos) y Santanyí. Nacido como un pequeño puerto de pescadores, actualmente es un conocido punto turístico. ¿Te animas a descubrirla al volante de tu coche de alquiler en Mallorca? Para que lo tengas aún más fácil, te traemos algunas recomendaciones que te ayudarán a planificar mejor tu viaje a Mallorca. ¿Preparado/a? ¡Presta atención!

    Qué ver en Colònia Sant Jordi

    ¿Te apasiona la historia? Si es así, ¿por qué no aprovechar tu viaje a Mallorca para conocer el pasado de la mayor de las islas Baleares? Una buena opción es acercarte a algunos de los poblados prehistóricos y protohistóricos de Mallorca. Aquí van algunas sugerencias: Els Antigors, Es Mitjà Gran, Es Talaiots de Na Mera, Talaia Joana, etc. Los talaiots, de la Edad del Bronce, son construcciones de la agricultura y ganadería de Ses Salines que han llegado hasta nuestros días. También puedes acercarte al islote de Na Guardis, poseedor de un yacimiento arqueológico de la época fenicia descubierto en 1981.

    Dentro de los monumentos de Colònia Sant Jordi, también destaca S’Estany, un edificio fortificado del siglo XV, emplazado junto a la salinera. Acércate también a S’Avall, una torre de vigilancia del siglo XIV, y a la torre de Ca’n Barbarà, junto a la iglesia parroquial y un excelente ejemplo de arquitectura defensiva.

    En cuanto a las playas de Colònia Sant Jordi, te recomendamos la playa de Es Port, situada cerca del puerto deportivo principal. ¿Buscas algo más tranquilo? En ese caso, nada mejor que las calas de Es Caragol, Es Carbó y Ses Roquetes, de aguas tranquilas y resguardadas del viento.

    Si quieres llevarte a casa algunos de los productos típicos de Mallorca, recuerda que el mercado de Colònia Sant Jordi tiene lugar todos los miércoles.

    ¿Quieres disfrutar de las fiestas de Mallorca más tradicionales? En ese caso, a la hora de planificar tu viaje a Colònia Sant Jordi, recuerda las fiestas de verano se celebran entre finales de julio y principios de agosto. Su programación incluye conciertos, actividades infantiles —ideales si vas a viajar con niños a Mallorca—, competiciones deportivas y muchas otras propuestas.

    ¿Necesitas más motivos para reservar tu hotel en Colònia Sant Jordi? Los tenemos: solo tienes que seguir leyendo.

    Excursiones desde Colònia Sant Jordi

    Además de todo lo anterior, también puedes hacer excursiones desde Colònia Sant Jordi. Uno de los lugares recomendables es el balneario de Sant Joan de la Font Santa, a tan solo 3 km de la colonia y en el municipio de Camps. Estos son los únicos baños termales naturales de Mallorca, por lo que no puedes pasarlos por alto. Incluso, hallarás algunos de los hoteles en Mallorca más exclusivos y relajantes instalaciones de spa.

    Por otro lado, la costa de Colònia Sant Jordi, salpicada de pequeños islotes, playas de arena y exuberante vegetación, destaca por estar bañada por aguas transparentes, perfectas para darse un refrescante baño. Allí te aguardan algunas de las mejores playas de Mallorca, tales como Es Trenc, a 3 km y perteneciente al municipio de Camps, Es Dolç y Es Carbó, muy extensas y de arena, donde el mar adquiere un bellísimo color azul turquesa. Además, Colònia Sant Jordi también se enmarca entre dos playas, lo que la convierte en una propuesta ideal para desconectar y aparcar el estrés en uno de los rincones más fascinantes de Baleares.

    De todos modos, la playa no es lo único que hay que ver en Colònia Sant Jordi. De hecho, este enclave también dispone de un puerto deportivo desde donde se organizan excursiones a Cabrera a diario. En esta isla balear se halla en el Parque nacional marítimo-terrestre del Archipiélago de Cabrera, un conjunto de islotes que se cuentan entre los mejor conservados de las costas españolas y que albergan una importante fauna y flora. Además de su valor ecológico, el lugar también acumula una dilatada historia. Sin ir más lejos, durante los siglos XIII y XIV, fue un espacio fue utilizado por piratas berberiscos como base desde la que asaltar el litoral mallorquín. Esto obligó a la construcción de un castillo en el siglo XIV a la entrada del puerto. Ya a comienzos del siglo XIX, durante la guerra de la Independencia, fue aquí donde fueron llevados por Napoleón los prisioneros de la batalla de Bailén, muchos de los cuales murieron por la falta de recursos y los problemas en la llegada de suministros. En su memoria, se alzó un monumento en la zona.

    No obstante, el centro de interpretación del parque nacional de Cabrera se halla en la Colònia Sant Jordi, ya que este es el punto geográfico más próximo. En sus instalaciones, ubicadas en la calle de Gabriel Roca, s/n, te proporcionarán toda la información necesaria para visitar este paraje, que ocupa un lugar destacado dentro de la historia del Mediterráneo. Y eso no es todo: en el centro, también podrás ver un talaiot o talayote, un tipo de construcción megalítica tradicional de las islas de Mallorca y Menorca, y similar a las que también se pueden contemplar en Cerdeña y Malta.

    Otro lugar que hay que ver en Colònia Sant Jordi son Ses Salines de Sa Vall. Se trata de las segundas más antiguas del mundo, datando del siglo IV a.C. y fueron explotadas por primera vez por los mercaderes cartagineses. Ya en la época romana, se continuó con la extracción de sal, una actividad que también hicieron suya bizantinos, árabes y cristianos… hasta la actualidad. Además, el proceso sigue llevándose a cabo con los métodos tradicionales (aunque, eso sí, solo en agosto). Aprovecha tu vista para acercarse del área natural Es Trenc-Salobrar de Camps.

    Desde el aeropuerto de Son Sant Joan, solo tardarás 38 minutos —está a 47 km— en llegar a Colònia Sant Jordi, ya sea con nuestros coches de alquiler en Mallorca o bien tomando un taxi desde el aeropuerto de Palma. ¿Cuándo nos vamos?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.