Saltar al contenido
Blog PRODUCTOS TÍPICOS DE MALLORCA QUE NO PUEDES PERDERTE

PRODUCTOS TÍPICOS DE MALLORCA QUE NO PUEDES PERDERTE

Los souvenirs son la opción perfecta para revivir los buenos momentos que nos dejan los viajes y, al mismo tiempo, para sorprender a familiares y amigos al volver a casa. Aunque una camiseta o un imán para la nevera pueden servir para cubrir el expediente, ¿por qué no apostar por un recuerdo de calidad, que esté a la altura del destino visitado? Por eso, si tienes en mente visitar la mayor de las islas Baleares, te interesa conocer cuáles son los productos típicos de Mallorca.

Desde su industria de calzado artesano hasta sus especialidades charcuteras, pasando por sus dignísimos vinos o su deliciosa panadería de toda la vida, Mallorca despliega ante el viajero un abanico de propuestas para dar siempre con el regalo ideal. Y aunque las posibilidades de compra van mucho más allá de las líneas de este post, aquí te traemos algunos artículos con los que acertarás seguro. ¡Apunta!

1. La sobrasada

Uno de los productos típicos de Mallorca que no puede faltar en tu maleta es la sobrasada, la especialidad de charcutería local por antonomasia. Esta delicia está elaborada con carne de cerdo, sal, pimienta y pimentón, y destaca por su sabor incomparable tanto en su versión dulce como picante. Por lo general, la población local la toma untada en pan o sobre galletas saladas —nos ocuparemos de ellas enseguida—, pero también se emplea para acompañar otras carnes. Incluso, se puede servir acompañada de miel o de patatas fritas, o como parte de algunos platos de la cocina mallorquina tradicional, como el arròs brut, el tumbet, las cocas saladas o el frit mallorquín.

2. El vino mallorquín

Trigo, olivos y viñas: he aquí lo que se conoce como trilogía mediterránea. Y Mallorca, dada su ubicación geográfica, no es ajena a estos tres pilares de la alimentación local. La isla cuenta con dos regiones vinícolas con denominación de origen: Binissalem y Pla i Llevant, si bien la producción de vino se extiende por toda Mallorca. Los exquisitos vinos mallorquines, elaborados con las variedades autóctonas de uva negra —por ejemplo, Manto negro, Callet, Fogoneu o Gorgollassa— y uva blanca —fundamentalmente, Prensal, Giró ros y malvasía— se exportan cada vez más y son premiadas en prestigiosos certámenes internacionales, lo que acrecienta su popularidad.

Mallorca ofrece una ruta enológica que abarca 14 bodegas, de las más de 70 que hay en la isla. Algunas de las poblaciones más ligadas a la tradición enológica son Felanitx, Santa Maria del Camí, Consell, Binissalem, Sencelles y Santa Eugènia, en las que se organizan visitas guiadas y catas. ¡No te pierdas esta joya de la gastronomía mallorquina!

3. Aceite de oliva de Mallorca

Reconocida con el certificado de Denominación de Origen, el aceite de oliva mallorquín se elabora con las variedades de aceitunas mallorquina, arbequina, empeltre y picual. El aceite local puede ser dulce, si está hecho a partir de olivas maduras, o afrutado, si se elabora con aceitunas verdes, si bien también puede tener un sabor amargo y picante. La producción de aceite de oliva mallorquín, considerado uno de los mejores del mundo, es bastante limitada, debido a las condiciones geográficas y climáticas de la isla y la edad de los olivos mallorquines, algunos de los cuales superan los 500 años. De fabricación tradicional, es un aceite de calidad excepcional que dará un sabor único a tus platos. ¡Haz la prueba!

4. Miel mallorquina

Otro de los productos típicos de Mallorca es la miel. Este apetecible ingrediente se produce en diversos rincones de la isla, en apiarios situados en bosques de encinas y algarrobos que confieren a la miel un aroma muy especial, así como el característico color oscuro propio de este tipo de floraciones. La extracción, el filtrado y el envasado de la miel se hacen de manera completamente artesanal y empleando para ello los métodos de toda la vida, para que el producto conserve intactas todas sus propiedades tras el envasado. La premisa es clara: lo natural, ante todo.

5. El licor de hierbas

Se trata del licor preferido de los mallorquines. Su sabor anisado es el resultado de una mezcla de plantas presentes en la isla, como el hinojo, el romero, la verbena o la manzanilla, así como la naranja y el limón. En sus orígenes, este producto era elaborado por los monjes mallorquines con fines medicinales. Sin embargo, su consumo se ha popularizado por toda la isla, hasta convertirse en uno de los principales productos turísticos de Mallorca. Hoy por hoy, de tipos de hierbas, dependiendo de su contenido de azúcar y la cantidad de alcohol. ¡Elige el tuyo!

6. Galletas saladas de Inca (Quelitas)

Esta deliciosa especialidad lleva el nombre de la localidad de donde son originarias, Inca, aunque también se las conoce por el nombre de la marca que las comercializa, la casa Quely. Incluso, hay quien se refiere a ellas como galetes d’oli (‘galletas de aceite’, en catalán), debido al empleo de aceite de oliva. Además de ser un producto apetecible a cualquier hora, estas galletas también tienen tras de sí una larga historia. De hecho, su creación responde a la necesidad de los marineros de la Edad Moderna, quienes buscaban un alimento nutritivo que se conservase en buen estado durante meses y que fuese fácil de almacenar. De hecho, el uso de galletas en las travesías oceánicas está documentado en el siglo XVIII, especialmente en barcos ingleses, y se sabe que en el siglo XIX ya se producían artesanalmente estas galletas en Mallorca: concretamente, en el antiguo obrador de Can Guixe, en Inca. Bon profit!

7. Galletas con romero Gori de Muro

Seguimos con las galletas mallorquinas tradicionales, aunque esta vez nos trasladamos al norte de la isla. Las galletas con romero Gori de Muro condensan parte de la tradición panadera insular y, al mismo tiempo, son idóneas como tentempié o para llevarte a casa un detalle de calidad, inspirado en los sabores del Mediterráneo. Están elaboradas con harina de trigo, manteca, aceite, sal, levadura y romero. A los mallorquines les encantan, y las consumen en cualquier momento del día. Por algo son otro de los productos de Mallorca que no hay que perder de vista.

Por cierto: no dejes de aprovechar tu visita para acercarte a Playa de Muro, donde te espera una de las mejores playas de Mallorca.

8. La ensaimada mallorquina

No hay discusión posible: estamos ante la receta estrella de la pastelería mallorquina por definición. Además, esta especialidad se puede degustar en el desayuno, el postre o la merienda, o bien se puede tomar entre horas para recuperar fuerzas durante tus excursiones en coche por Mallorca. Presente en casi todos los bares, restaurantes y panaderías de la isla, este brioche con forma de espiral y espolvoreado con azúcar glas tiene un sabor y una textura únicos. Aunque sus orígenes siguen siendo desconocidos, se tiene noticia de las ensaimadas de Mallorca desde el siglo XVII. Aunque puedes adquirir este producto en cualquier punto de la isla, asegúrate de que lleve el distintivo Indicació Geogràfica Protegida Ensaïmada de Mallorca.

9. Perlas cultivadas

En 1890, la empresa Majorica ® inventó en Mallorca la producción de perlas orgánicas elaboradas por el ser humano. Tanto el proceso de elaboración como la selección de las piezas se hace a mano, de una en una. La perla de Majorica ® está compuesta de un núcleo de cristal opalino, que presenta las mismas características de densidad y peso que las mejores perlas cultivadas. Además, está recubierto de varias capas de lo que se denomina esencia de perla, un extracto que se obtiene de elementos orgánicos procedentes del Mediterráneo gracias una técnica secreta. Durante tus vacaciones, podrás desplazarte con tu coche de alquiler en Mallorca, podrás ir fácilmente a las diversas tiendas que esta empresa de joyería posee en diversos enclaves de la isla (no solo en Palma de Mallorca).

10. Calzado mallorquín: las porqueras

Cerramos nuestro repaso a los productos típicos de Mallorca con las porqueras (un tipo de calzado que, pese a su nombre, no tiene nada que ver con la ganadería porcino). Este artículo supuso toda una revolución en la década de 1920 cuando sustituyó al que hasta la fecha había sido el calzado tradicional mallorquín por excelencia: la alpargata, que quedaba inservible cuando su suela de esparto se mojaba. En la actualidad, hay cerca de 50 firmas artesanas que producen estos zapatos de piel, una de las materias primas estrella de la isla.

¿Necesitas más ideas? En ROIG Rent a Car, estaremos encantados de orientarte si decides alquilar tu coche en Mallorca con nosotros. ¡Te esperamos!

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.