Saltar al contenido
Blog Qué ver en Palma de Mallorca

Qué ver en Palma de Mallorca

Según la última edición del estudio Global Destination Cities Index, Palma de Mallorca es una de las 20 ciudades más visitadas del mundo, con casi 9 millones de turistas. Una cifra que nos da una idea del gran tirón de la capital balear, y que deja entrever lo mucho que puede ofrecer al viajero. Ahora bien: teniendo en cuenta sus numerosos reclamos, es inevitable plantearse la siguiente pregunta: ¿qué ver en Palma de Mallorca?

Aunque ya te adelantamos que nos vamos a quedar cortos, aquí va una selección de sus 10 lugares y monumentos más destacables, y que bien merecen tu atención (para que puedas consultarlos más fácilmente, los hemos ordenado por orden alfabético). ¡Apunta!

 

1. Baños árabes de Palma

Pese a que son muy pocos los visitantes que han oído hablar de este rincón de Palma, este es uno de los pocos ejemplos de arquitectura musulmana que hay en Mallorca. Se trata de una sala de planta cuadrangular, con 12 columnas que soportan una cúpula con pequeños orificios. Esta sala hacía las veces de termas. De ahí que dispusiese de un doble suelo con huecos por donde circulaban el agua caliente y el vapor. Los encontrarás en la calle de Can Serra, 7. El horario de apertura es de lunes a sábado, de las 10:00 h a las 18:30 h, y los domingos, de las 10:00 h a las 18:00 h.

2. Castillo de Bellver

Esta construcción gótica de principios del siglo XIV, situada 2,5 km al suroeste de Palma, es uno de los cuatro únicos castillos de planta circular que se conservan en Europa. Ubicado sobre una colina de 112 m de altura, el castillo de Bellver ofrece unas magníficas vistas sobre la ciudad palmesana, su puerto principal y el de Portopí, la sierra de Tramuntana —declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2011— y la planicie central de Mallorca. ¿Te lo vas a perder?

En 1931, la Segunda República española cedió el castillo en la ciudad de Palma junto con el bosque que lo rodea, y se transformó en un museo al año siguiente. Tras ser renovado en 1976, pasó a acoger el Museo de Historia de la Ciudad de Palma, que alberga una interesante colección de esculturas clásicas del cardenal Despuig. A su vez, su patio da cabida a numerosos actos protocolarios y culturales.

3. Catedral de Santa María de Palma

Seguimos nuestro recorrido por lo que hay que ver en Palma de Mallorca, deteniéndonos en uno de los grandes iconos de la ciudad: su espectacular catedral. De estilo gótico catalán, fue construida entre los siglos XIII y XVI y es famosa por su magnífico rosetón —uno de los más grandes del mundo— y por la amplitud de sus espacios interiores. Su principal aliciente, sin embargo, es su emplazamiento privilegiado, en la acrópolis de la ciudad romana de Palma, frente al mar, con la muralla a los pies y entre el castillo de la Almudaina y el Palacio Episcopal. Tampoco hay que perder de vista que algunas reformas llevan la firma de Antoni Gaudí y Miquel Barceló. En 1931, la seo fue declarada Monumento Histórico-artístico.

4. Fortaleza de Sant Carles

En tu itinerario por Palma de Mallorca, no puede faltar este pequeño castillo de artillería situado a la entrada del puerto de la ciudad y construido para la defensa de sus habitantes. En la actualidad está dentro de la base naval de Portopí y alberga el Museo Histórico Militar de la ciudad.

5. Iglesia de Santa Eulalia

Emplazada en el casco antiguo, esta iglesia fue testigo de la coronación del rey de Mallorca Jaume II, el 12 de septiembre de 1276. Consta de tres naves, siendo la central la más alta, y posee dos puertas de acceso. El campanario, que data del siglo XIX, es de gran altitud y está rematado por un capitel puntiagudo. Muy cerca, te toparás con el Ayuntamiento de Palma, que destaca por su fachada manierista (1649) y su Sala de Plenos, de cuyos muros cuelgan retratos de palmesanos ilustres.

6. Llotja de Palma

Esta imponente Lonja, conocida popularmente como Sa Llojta, es una de las obras maestras del arte gótico civil en Mallorca y en Europa. Esta maravilla lleva la firma del arquitecto Guillem Sagrera, quien dirigió los trabajos de construcción entre 1426 y 1447. El edificio ha sido la sede del Colegio de Mercaderes. Tras su austera fachada, se esconde un interior embellecido por preciosas columnas helicoidales que, realmente, bien merecen la atención del viajero. La tienes en la plaza de la Llotja, 5.

7. Mercat de l’Olivar

Construido en 1951 y ubicado en pleno centro histórico de Palma, es un edificio luminoso y de arquitectura mediterránea, formado por dos naves perpendiculares convergentes que se abren hacia una plaza diáfana, con la que comparte nombre. Sus instalaciones acogen puestos de venta de carne, pescado, frutas y verduras, y son una oportunidad perfecta para acercarte a la deliciosa cocina mallorquina a través de productos frescos y materias primas de calidad. El mercado abre de lunes a viernes, de las 07:00 h a las 14:30 h, y los sábados, de las 07:00 h a las 15:00 h. Cierra en domingo.

8. Palacio de la Almudaina

También conocido como Palacio Real o Alcázar Real, este magnífico palacio es una de las residencias de la familia real española y está gestionado por el organismo público Patrimonio Nacional. Conocido hasta 1309 como la Suda, fue reedificado por Jaime II de Mallorca, tomando como referencia el Palacio Real de Perpiñán, Francia. Sus dependencias acogen una magnífica colección de cuadros de mobiliario de época, así como espectaculares tapices. Se puede visitar de lunes a sábado (consulta los horarios, ya que estos varían dependiendo de si la visita tiene lugar durante la temporada de invierno o de verano) y dispone de un servicio de audioguías. A poca distancia, se despliegan los agradables jardines de S’Hort del Rei, cargados de reminiscencias árabes.

9. Plaza Mayor de Palma

Pese a contar con unos 410.000 habitantes, Palma de Mallorca comparte algunas particularidades con los pueblos de Mallorca más tradicionales. Buena prueba de ello es la vitalidad de la que goza su plaza Mayor, una de las más importantes de la ciudad. Este referente urbanístico fue edificado durante el siglo XIX sobre un solar que hasta entonces había estado ocupado por el convento de San Felipe Neri y algunos edificios colindantes. Desde allí, arrancan algunas de las calles principales de la ciudad, como la de Sant Miquel o Colom.

10. Poble Espanyol de Palma

Aun siendo más reciente, este punto turístico guarda muchas similitudes con el Poble Espanyol de Barcelona. Construido entre 1965 y 1967 por el arquitecto Fernando Chueca Goitia en el barrio de Son Espanyolet, este recinto reúne ejemplos de la arquitectura típica de diversos lugares de España. Ocupa una superficie total de 6.365 m² y en él se reproducen diversas edificaciones, plazas y calles representativas de diversas ciudades españolas. Además, el lugar también acoge demostraciones de artesanía popular, así como exposiciones, convenciones, congresos y otros eventos.

No obstante, no podíamos cerrar esta lista sobre lo que hay que ver en Palma sin recordarte que esta urbe puede presumir de algunos de los mejores museos de Mallorca, como el Museo Diocesano, el Museo de la Fundación Juan March, la Fundación Pilar y Joan Miró, Es Baluard Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Palma o el Centro Cultural Can Balaguer.

Por descontado, no hay que olvidar que siempre puedes hacerte con uno de nuestros coches de alquiler en Mallorca y lanzarte a recorrer la geografía insular, donde te aguardan magnificas playas, calas y cuevas que te dejarán sin aliento. Y para quienes lo quieren exprimir hasta el último minuto de sus vacaciones en Palma, siempre está la opción de contratar un taxi al aeropuerto de Mallorca, la mejor manera de apurar el viaje y tener la tranquilidad de llegar al aeropuerto con tiempo suficiente para tomar el vuelo de vuelta a casa.

Como siempre, estaremos encantados de que compartas con nosotros otras ideas de lugares que hay que ver en Palma. ¡Esperamos tus aportaciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.